Páginas

sábado, 12 de abril de 2014

El simbolismo del dragón

Etimológicamente dragón es una palabra que viene del griego, con un doble significado de víbora o serpiente, por lo tanto el dragón y la serpiente están estrechamente unidos en cuanto a su significado alegórico.

El dragón es un animal mitológico, que aparece en las mitologías de prácticamente todas las culturas desde tiempos ancestrales. El simbolismo del dragón tiene un significado muy diferente en cada cultura, aunque en la mayoría se identifica con un dios guardián, poseedor de una gran sabiduría, conocimiento y poder. El concepto de dragón tiene connotaciones positivas o negativas, dependiendo de cada cultura, pero en general el dragón aúna las energías de las dos polaridades. En Oriente son vistos generalmente como seres benévolos, mientras que en occidente son considerados en su mayoría malévolos.

En la cultura occidental, el dragón simboliza la eterna lucha entre la luz y la oscuridad, la lucha entre el dragón y el héroe. En estos míticos combates, el dragón asume dos papeles, el de devorador y el de guardián. Es guardián de lo sagrado porque simboliza el puente a otro mundo o la prueba de todo héroe, y preludia el descubrimiento de un lugar sagrado. Es el ser cósmico en espera de un orden, que abre una reinvención del Universo, y por lo tanto su acción implica la muerte del viejo orden. 

Los cristianos heredaron el símbolo hebreo del dragón, que aparece en la Biblia; en el Génesis (en forma de serpiente), y el Apocalipsis de San Juan. Por estas influencias, en la Edad Media el dragón simbolizaba el pecado, y se representaba bajo los pies de las vírgenes, santos y mártires personificando el triunfo de la fe sobre el diablo. En el Medievo, la idea de lucha contra el dragón sirvió para fortalecer la exaltación del cristianismo, ya que el dragón representaba la apostasía, la herejía y la traición. La leyenda de San Jorge y el dragón, muestra claramente este significado. 


En la mitología clásica de la época caballeresca, el dragón es el guardián que custodia o secuestra princesas en sus castillos. Matar a un dragón daba acceso a sus riquezas y a su sabiduría. El simbolismo de liberar a la bella princesa, implicaba superar los obstáculos y los temores que el fiero dragón imponía, para lograr la liberación de la pureza.

En el Viaje del Héroe, los dragones representan el obstáculo y los miedos, como el transito necesario para volver al hogar, por lo que en un nivel más profundo, los dragones personifican la encarnación de la sabiduría.

EL DRAGÓN EN LA ALQUIMIA
En la alquimia “el Opus Mágnum” la gran obra, la cual se compone de tres etapas diferenciadas simbolizadas en la alquimia medieval por un dragón de tres cabezas, la primera negra, la segunda blanca y la tercera roja. Estas etapas corresponden a la Nigredo o etapa de Saturno, también simbolizada por un cuervo negro; la Albedo etapa de la Luna y simbolizada por una paloma blanca y la Rubedo correspondiente al Sol y que tenía por símbolo al León rojo. 

“Según Hyeronimus Reussner el dragón que nace del “árbol de los filósofos es nuestro Mercurio” o agua de la vida de la que Dios ha creado todas las cosas.

Los antiguos filósofos comparaban mercurio con la serpiente, ya que ambos arrastran  consigo una cola de una lado a otro para equilibrar el peso.

En la mitología griega, el caduceo fue regalado por Apolo a Hermes. En la mitología romana, era llevada Mercurio, mensajero de los dioses. Mercurio vio luchar a dos serpientes y las separó pacíficamente con el caduceo, las serpientes dejaron de luchar en el momento y se separaron.

Las dos serpientes entrelazadas representan el número 8 y visto en sentido horizontal, el infinito. El caduceo es símbolo del equilibrio entre fuerzas opuestas, y representan el eterno movimiento cósmico infinito de regeneración. 


“El dragón es imagen de mercurio ya sea fijo o volátil” 
Michael Maier, Atalanta fugiens, Oppenheim, 1618

El águila bicéfala representa lo fijo y lo volátil

 “Hermes escribe: el dragón no muere sino cuando lo matan conjuntamente su hermano y su hermana. Uno de los dos no es suficiente, tienen que hacerlo ambos, a saber, el sol y la luna (…). En otras palabras, hay que fijarlo y unirlo a la luna o el sol. El dragón es el mercurio vivo del que se extraen los seres provistos de cuerpo, alma y espíritu. Por eso se dice que el dragón no muere sin su hermano y su hermana (…)” (Rosarium philosophorum, ed. J. Telle, Weinheim, 1992)

“Nuestro dragón mercurial” solo se puede dominar por la acción conjunta del sol y la luna; es decir, para matarlo hay que sacarle al mismo tiempo el azufre y la humedad lunar.” Aurora consurgens, comienzos del siglo XVI

“Está escrito que la hembra disuelve al varón y el varón fija a la hembra. Es decir, el espíritu disuelve el cuerpo y lo ablanda, y el cuerpo fija el espíritu.”
“soy un sol tórrido y seco, y tú, la Luna, eres fría y húmeda. Después de habernos unido en la copulación (…) te quitaré el alma con caricias.” (Aurora consurgens comienzos del siglo XVI)

 Bibliografía
Alquimia y Mística - Alexander Roob - TASCHEN

No hay comentarios:

Publicar un comentario