Páginas

jueves, 6 de febrero de 2014

Los Arquetipos Espirituales de la Transformación Humana

En otro post, ya expuse la importancia de los Planetas Urano y Plutón, como planetas desencadenantes de crisis trascendentales: 2013 la cuadratura entre Urano y Plutón ¿Cuándo saldremos de esta crisis? 

Vivimos tiempos difíciles, parece que todo se acelera. La sensación que tenemos es que el tiempo se hace cada vez más corto, y nos da menos tiempo a hacer todo lo que tenemos que hacer. 


Hace unos años, vi en una exposición sobre Einstein, una recreación de un puente de Einstein-Rosen. En esta recreación, había una pelotita que el público tiraba en el punto más amplio de la espiral del agujero de gusano, de tal manera, que la pelotita al principio, iba dando vueltas más amplias y tardaba más en recorrer en espacio, pero a medida que se acercaba al centro del agujero, las vueltas se iban acelerando, hasta que la pelotita desaparecía dentro del agujero. 


Desde que Einstein desarrolló la teoría de la relatividad del tiempo, muchos descubrimientos científicos se han venido desarrollando. Uno de los más importantes ha sido el descubrimiento de la energía atómica, una energía de gran poder transformador. Esta energía está estrechamente relacionada con los arquetipos de Urano y Plutón, dos de los planetas espirituales necesarios para la transformación espiritual. 

Los grandes descubrimientos científicos que se han ido desarrollando desde hace más de un siglo, en lugar de liberar al hombre, lo están llevando hacia su esclavitud. El hombre ha olvidado su origen, desarrollando su potencial desde una perspectiva materialista, alejada de todo valor espiritual y social. La humanidad aún tiene mucho que aprender de estos dos arquetipos transformadores. Para ello es necesario la integración de los dos paradigmas: ciencia y espíritu, esto originará los cambios que generarán valores sólidos para toda la humanidad.

Einstein ya lo pronosticó: “Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio.”  


 Mapa del Infierno de Dante. Sandro Botticelli (1480-1495)

El hombre no ha cesado en su empeño de desintegrar los elementos más pequeños de la materia. En su afán de dividirlo todo, no ha dudado en poner en peligro la vida entera en la Tierra. El hombre mismo esta dividido. Aun no se ha dado cuenta que la energía mas potente no se obtiene de la división, sino de la unión. Todos somos UNO, una misma conciencia humana, cuyo destino es llegar a ser Individualidad en la Unidad.

La transformación de Urano
Urano fue descubierto en 1781 por S. W. Herschel. En la astrología, Urano es un arquetipo relacionado con la individualidad, la novedad, lo poco convencional, los descubrimientos científicos, la electrónica, la informática, los inventos… Es el planeta que gobierna el genio. Alrededor de la época de su descubrimiento, la idea de democracia y de derechos humanos comenzó a tener mucha importancia. Está asociado con los principios de la Ilustración y de la Revolución Francesa: “igualdad, libertad y fraternidad”. 

El uranio enriquecido es una sustancia utilizada para la industria nuclear, y para la fabricación de armas nucleares.

La transformación de Urano en la dualidad, se enfoca desde las dos perspectivas posibles: a través de la luz o a través de la oscuridad. Si es a través de la Luz; Urano nos aporta el amor a la libertad, sentido de la hermandad, la originalidad, la inventiva y los avances en la ciencia al servicio de la humanidad… Si es a través de la oscuridad; el hombre se volverá esclavo de la tecnología, y no será el hombre el que se sirva de las máquinas, serán las máquinas la que esclavizarán al hombres (la película Matrix nos muestra un buen ejemplo ficticio de esta deshumanización).

La trasformación de Plutón
Plutón es el planeta más pequeño del Sistema Solar, ahora ya ni siquiera tiene la categoría de planeta, sin embargo, es un arquetipo muy potente, relacionado con la transformación espiritual. Plutón es el gran renovador. Su función es exponer todo lo oculto a fin de transformarlo. Su potencia es extremadamente intensa, llegando a destruir el orden existente. También se asocia con el poder y el dominio personal. Plutón se descubrió en 1930 coincidiendo con el nacimiento y desarrollo del fascismo y el estalinismo en Europa, que condujo a la Segunda Guerra Mundial. En esta época se desarrolló la bomba atómica. El isotopo del plutonio, como el uranio, se utiliza principalmente para la producción de armas nucleares.

"No sé cómo será la tercera guerra mundial, sólo sé que la cuarta será con piedras y lanzas." Albert Einstein

Plutón está relacionado con el poder personal, por lo tanto, su transformación se desarrolla con la muerte y el renacimiento. Es necesario morir (también es posible hacerlo en sentido simbólico), para poder renacer con el poder personal renovado. Uno de sus arquetípos es el Ave Fénix, que renace de sus cenizas.  

El infierno de Dante. 1824-1827. William Blake 

En la dualidad, Plutón tiene dos maneras de manifestarse, si es a través de la luz; Plutón tiene un gran poder transformador y renovador, aportando la capacidad de volver a empezar desde cero bajo las peores circunstancias. Plutón ayuda a cavar bajo la superficie, para llevar la verdad a la luz, es un arquetipo muy potente de poder espiritual/personal. En su vertiente más oscura; Plutón está asociado con la corrupción, el fascismo y los radicalismos.

Como habréis comprobado estos dos arquetipos están plenamente presentes hoy en día en nuestra sociedad. Es espectacular, por ejemplo, el grado de corrupción gubernamental que está saliendo a la luz (Plutón), la proliferación del fascismo y los radicalismos religiosos en todo el mundo (Plutón), los avances tecnológicos (Urano), el uso de la tecnología Web, las redes informáticas interconectadas, es un símil tecnológico de la unidad de la conciencia humana (Urano)...

La única manera que tenemos para liberarnos de la negatividad de estos arquetipos destructivos, y transformarlos en energías transformadoras y renovadoras, es ir hacia el interior. En nuestro interior está la liberación de nuestro yugo. Solo el amor nos hará libres, el amor hacia nosotros mismos y el amor hacia la humanidad. El amor bien entendido, es la compresión de que todo lo que hago por los demás, me lo hago a mí mismo, porque no hay diferencia entre lo que hay fuera de mí y lo que hay dentro de mí, por lo que tú eres yo y yo soy tú.


MODELO DE TRANSFORMACIÓN DE LOS ARQUETIPOS HUMANOS
 Ánfora de Bruno Huber

En Psicología Astrológica, hablamos de la importancia de integrar los arquetipos planetarios. Los primeros arquetipos que hay que integrar, son los que están en la parte más profunda del ánfora: Saturno, Marte y Venus, son planetas relacionados con las energías materiales y sexuales, en la naturaleza, este arquetipo esta por todas partes, es el arquetipo de la generación sexual y material.

El siguiente arquetipo que hay que integrar es el arquetipo lunar, relacionado con las emociones y los sentimientos (elaboración de las emociones a través de la mente).

Continuamos con la integración de los deseos generados por los sentimientos. En este punto, empieza a hacerse consciente la mente. Los arquetipos mentales e intelectuales, están representados por Mercurio y Júpiter. Mercurio es la mente analítica y Júpiter es la mente sensorial.

En un nivel superior encontramos el Sol. El arquetipo solar esta relacionado con el pensamiento consciente y abstracto. A través de la consciencia solar nos ponemos en contacto con los niveles espirituales (Urano, Neptuno y Plutón).

Las funciones superiores están simbolizadas por Urano, Neptuno y Plutón. En este punto, el hombre entra en una etapa preparatoria hacia un nivel de evolución superior,  y es donde ahora mismo estamos ... Si la humanidad es capaz de trascender está época, irá liberándose gradualmente de las leyes solares y llegará a alcanzar la conciencia estelar. 

Para poder trascender los tres arquetipos espirituales, la humanidad, después de experimentar su etapa tecnológica (Urano), tendrá que pasar por el cuello del ánfora. Esta es la zona más difícil de superar, otras civilizaciones humanas no lo consiguieron, en este punto fueron destruidas.

En el estrechamiento del ánfora encontramos a Neptuno, que es el AMOR INCONDICIONAL. Hasta que el hombre no supere las pruebas que la vida le presenta para trascender esta etapa, seguirá dentro de ánfora, sumido en su sueño material, utilizando la tecnología hasta perder su naturaleza espiritual y provocar su autodestrucción.

El destino del hombre es el AMOR, con mayúscula porque el AMOR es lo único que existe, todo lo demás es ilusión...

En la parte exterior del ánfora, se encuentra Plutón, representando la voluntad espiritual. Aquí es cuando adquirimos nuestro verdadero poder, el poder que nos hará comprender nuestra verdadera naturaleza trascendental.

A un nivel individual, Saturno, la Luna y el Sol, conforman la estructura de la personalidad, y se convierten así en los dirigentes de las tres áreas respectivas: Saturno  (cuerpo físico) de lo inconsciente, la Luna (cuerpo emocional) como puente hacia lo consciente, y el Sol (cuerpo mental) como dirigente de lo consciente. Mientras que los planetas espirituales (Urano, Neptuno y Plutón), sólo están activos en nuestro consciente de manera individual si sabemos lo que significan. Debemos esforzarnos por comprender sus cualidades, Para que se activen en nosotros como imágenes guía espirituales. 

A nivel individual, el Ánfora de Bruno Huber, representa los mismos niveles que los chakras de cuerpo humano, ya que la evolución de la conciencia humana, está estrechamente relacionada con el despertar de las energías individuales.


A nivel social tenemos la escala, elaborada por Maslow (exponente de la psicología humanista). 


Es importante tomar en cuenta, el desarrollo de los niveles de esta escala, para desarrollar los potenciales humanos, y llegar a la trasformación, ya que conforme se satisfacen las necesidades más básicas de la parte inferior de la pirámide, los seres humanos irán desarrollando las necesidades y deseos más elevados de la parte superior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario