Páginas

domingo, 17 de marzo de 2013

R.A. 09/10/1976



R.A. 09/10/1976

Esta carta me recuerda a un barco de vela con las dos velas desplegadas y desplazándose hacia la izquierda, dejándose llevar por la acción del viento.

En esta carta se pueden apreciar gran cantidad de triángulos y figuras lineales. Se trata de una figura muy compacta, pero también muy dinámica. Los triángulos tienen una cualidad mutable, se adaptan muy fácilmente a las circunstancias, pero también hay gran cantidad de aspectos lineales, que tienen motivación cardinal. Su motivación por tanto es mutable y cardinal; En algunas ocasiones se sentirá determinado por las emociones y sentimientos, y en otras por la fuerza cardinal impulsiva de iniciar nuevos proyectos, trabajando y buscando objetivos sin cesar.

La adaptación a través de su entorno se produce a través de los triángulos que se encuentran en su carta. Tiene tres tipos de triángulos:

Un triángulo de talento pequeño, con este triangulo la persona intenta crecer en esa parte de su personalidad mediante adaptación (sin estrés en la medida de lo posible) y también intenta disfrutar de esa área de la vida. Las correspondientes cualidades se van desarrollando poco a poco a lo largo de la vida, hasta convertirse en un talento especializado. Este triangulo abarca todas las casas relacionadas con el colectivo, seguramente tendrá siempre muy presente a su familia, sus raíces y sus orígenes, y se adaptará fácilmente a su entorno. 

Un triangulo de aprendizaje pequeño, con este triangulo se produce un aprendizaje, a partir de la tensión interna, se produce un descontento con la situación exterior. Por la propia necesidad interna de crecimiento, el centro hace que el individuo se sienta insatisfecho con la realidad exterior existente y lo obliga a tomar una decisión para intentar resolver la situación. A menudo, estas personas están impulsadas por una intranquilidad y un descontento interior que les resulta difícil explicar. El descontento se produce en el vértice verde y rojo. En el caso de esta carta, el vértice se encuentra en el planeta Venus (figura femenina) y en la casa 5 (relaciones). A través de las relaciones se produce un aprendizaje, aunque le costará mucho aprender porque el triángulo es retrogrado (de giro inverso), tendrá que repetir muchas veces la misma experiencia para llegar a un aprendizaje.

El tercer triangulo es una figura de búsqueda. Las personas con esta figura tienen una intensa motivación interna de servir a la verdad y, en el momento de tomar decisiones, intentan aplicar toda su sabiduría. Las personas con esta figura siempre buscan una meta o un ideal lejano y, a menudo, se ven presas de la nostalgia que les ocasiona el anhelo de un mundo mejor. Como el vértice más alejado de esta figura esta en Júpiter y en casa 11 en estrés con la 12, hay una búsqueda constante del sentido de la vida, con una aspiración de transcendencia, para resolver sus conflictos emocionales y vivir en paz y tranquilo. Pero con tantas oposiciones en la Luna le va a resultar muy difícil encontrar esa paz que anhela.

En el dibujo de la carta se pueden apreciar dos direcciones diferentes: una que se dirige hacia arriba y es diagonal, y otra que tiene una dirección horizontal. Esto indica que la persona aprenderá a través de su propia independencia e individualidad, pero también en el contacto con los demás. 

Hay una gran concentración de planetas en el cuadrante del instinto. Este cuadrante muestra lo que llamamos el condicionamiento. Las formas de comportamiento se han consolidado de poderosamente con la influencia del entorno (educación, familia). Muchos planetas en este cuadrante pueden indicar desde una exageración de la importancia de uno mismo hasta una actitud agresiva.

Modelo de familia y planetas de la personalidad

La Luna (Yo emocional y el hijo) Luna en Tauro y en casa 11. 

La Luna en Tauro anhela seguridad en las relaciones, busca construir sus relaciones sobre una base sólida y segura. En un ambiente de confianza reaccionan a los asuntos sentimentales de manera libre y abierta, pero en un entorno extraño se comportan de forma reservada. Sin embargo a la Luna solo le llegan aspectos rojos y verdes, es una Luna muy irritable y susceptible, a la menor provocación salta, y en Tauro que es un signo fijo, ese comportamiento está muy estereotipado. Tauro es un signo muy testarudo al que le cuesta mucho cambiar patrones.

De los tres planetas de la personalidad, La Luna es el planeta que se encuentra en la zona más elevada de la carta. Es posible que sus padres tuvieran muchas esperanzas puestas en él. Sin embargo la Luna no se encuentra conectada directamente con el Sol (padre) ni con Saturno (madre). Es como si en la infancia le hubiera sido difícil acceder a sus padres, o tal vez sus padres le hubieran exigido demasiado porque esperaban mucho de él.

La Luna se encuentra en el lado de Yo y en la casa 11 es una Luna muy egoísta. La Luna es un planeta de contacto, en la zona superior de la carta y en la parte izquierda (el yo) se comporta de manera un tanto elitista. 

La Luna tiene aspectos tensos (rojos y verdes) Como la casa 11 es la casa de la amistad, es posible que pueda ser difícil que se abra a los demás a causa de heridas con las amistades. Estas dificultades puede que sean una herencia de los problemas inconscientes no resueltos con la figura materna.

El regente de la Luna es el signo de agua Cáncer, que es el ascendente de esta persona. El trabajo con las emociones y las relaciones (el eje donde se encuentra la Luna) es una tarea que le llevará toda la vida.

Conflictos con la Luna:

La Luna en oposición con Marte, Urano, Venus y Nodo Lunar. La Luna es el planeta de la personalidad que representa el Yo emocional, en esta oposición se aprecia una actitud impulsiva y desafiante. Las relaciones personales sufrirán un estado permanente de crisis. Los sentimientos pueden ser muy intensos, llegando a tener explosiones emocionales ante la más mínima provocación. La Luna oposición Marte y Urano es un combinación muy irritable hacia el contacto, ya que con esta oposición la persona busca espacio y libertad, y no se soportan las limitaciones. Con la oposición a Venus la irritación se produce hacia todo lo que encarna lo femenino. 

Marte Urano y Venus (en Escorpio)  en oposición con la Luna (en Tauro) en el eje de las relaciones, el conflicto se encuentra en la esfera de las relaciones y la importancia del status y el propio valor. La Luna en oposición con Marte, Urano y Venus en Escorpio, simboliza un carácter bastante irritable o susceptible, pero también muy atractivo. Escorpio es un signo muy carismático y está relacionado con el sexo y las pasiones devoradoras. Las personas con Escorpio tan exaltado suelen tener una personalidad muy marcada. Son personas sarcásticas e irónicas y atraen la lucha y las complicaciones. Escorpio en casa 5, que es una casa relacionada con el erotismo y el pavoneo, la persona se presenta ante los demás de manera muy directa y arriesgada. La gran cantidad de planetas con aspectos afligidos aquí acumulados hace que la persona se muestre de manera muy brusca.

Estas posiciones suelen darse en personas que emocionalmente se sienten inseguras, si por ejemplo se sintió abandonado en el pasado, tiene miedo a ser abandonado también en el futuro. A ojos de los demás puede ser una Luna independiente, fría y distante, pero interiormente lleva dentro de sí un conflicto emocional doloroso lleno de contradicciones internas.

La Luna y Júpiter como planetas dominadores de tensiones. La Luna junto con Júpiter son los dos únicos planetas que se encuentran en la parte superior de la carta. Estos planetas van a actuar como dominadores de tensiones de los demás planetas que se encuentran en la zona inferior de la carta. A través de estos planetas la persona aspirará a la trascendencia, tendrá una intensa necesidad de encontrar un sentido a la vida. Con Júpiter esta aspiración se producirá de manera más serena y complaciente a través de la soledad y la reflexión interna. En la Luna sin embargo esa trascendencia se producirá en forma de una vorágine emocional que resultará muy dolorosa.

Sol (Yo mental y el padre) 

El Sol-Plutón en la casa 4 (el hogar) rigen los sentimientos y las emociones, el interés está dirigido hacia la «pertenencia íntima», el calor de nido y el contacto estrecho que proporciona el sentimiento de seguridad. El tipo de la casa 4 tiene una clara aversión hacia todo lo distinto, lo extranjero, lo nuevo y hacia cualquier perturbación proveniente del exterior. Un conservadurismo así puede ocasionar una tendencia hacia la exclusividad. En esta casa, esto repercute de una forma relativamente fuerte, puesto que no se trata sólo de una cuestión de mentalidad o de forma de pensar sino, sobre todo, de la influencia del colectivo en el comportamiento del individuo. La dependencia que se produce es un gran inconveniente. También puede producirse la tendencia a bloquearse hacia el exterior y a aceptar sólo lo perteneciente al propio colectivo. Con Plutón en esta posición, esto es muy difícil puesto que, en esta zona, a la persona no se le permite imponer su propio carácter intelectualmente sino que debe adaptarse.

El Sol se encuentra en el Punto de Reposo de la casa 4, en conjunción con Plutón y en Libra. El Sol conjunción Plutón es una posición muy potente, se puede dar una gran concentración de pensamientos que puede llegar a la obsesión. La presencia de su personalidad irradia mucha fuerza, aunque será muy difícil conocerle realmente, ya que Plutón es un planeta muy intenso y profundo. Con esta posición la moderación no existe, sin embargo al Sol le costará mucho emitir su brillo hacia afuera, ya que se encuentra en una casa interceptada y en un Punto de reposo. Tendrá que hacer mucho trabajo de introspección para poder dar lo mejor de sí mismo, es un Sol que necesita conocerse mejor. Si la persona no ha adquirido por sí misma un determinado grado de autoconocimiento, puede enfermar (al menos psíquicamente) por falta de desarrollo individual.

El Sol (padre) se encuentra en una figura diferente a la Luna (hijo), además la Luna se encuentra en una posición más elevada a la del Sol, probablemente de niño no conectó de manera adecuada con el padre, tal vez en la infancia la figura de su padre la percibía de manera muy débil, muy sensiblera. Al Sol le llegan aspectos de poca tensión, los aspectos verdes y azules no encajan con el Sol y Plutón, son aspectos demasiado pusilánimes y apocados para estos planetas duros y masculinos. 

Saturno (Yo físico y la madre)

Saturno se encuentra en el Punto de Reposo de la casa 2 y en Leo (cuyo regente es el Sol), se trata de un Saturno muy solar. Tal vez la madre era la que tenía más carácter. Saturno (madre) tiene un aspecto armonioso con el Sol (padre), en la infancia, la percepción de la relación de sus padres era de armonía (real o aparente). 

Saturno es un planeta que busca la seguridad, no le gusta la expansión, allí donde esta Saturno hay limitaciones, con Saturno en Leo puede haber un bloqueo energético, haciendo que la persona se sienta insegura acerca de sus habilidades. Hay dificultades para divertirse y relajarse, y una falta de espontaneidad y rigidez, porque existe a nivel inconsciente un juicio constante hacia sí mismo.

Saturno (madre y yo físico) forma con el Sol y Venus un triangulo de aprendizaje, a través de esta figura va a aprender las relaciones con las mujeres, aunque le costará mucho ya que el triangulo gira de manera retrograda.

Saturno tiene un aspecto de tensión con Venus, eso significa que la percepción de la figura femenina que le transmitió la madre fue más bien conflictiva, combativa y tensa. Eso se aprecia también al mirar Venus en Escorpio con los aspectos irritables verdes y rojos. Venus en Escorpio le aporta un gran atractivo y una gran tensión sexual para el sexo femenino, pero sin ningún tipo de delicadeza.

Las personas con Saturno en la casa 2 están apegadas con cuerpo y alma a sus posesiones: las consideran una parte de sí mismas. Las posesiones aumentan su sentido de valía personal y les proporcionan seguridad. Por eso las protegen con todos los medios a su alcance. Tienen una fuerte necesidad de delimitar y proteger su espacio vital y lo que éste contiene. 

Con Saturno en el punto de reposo de la casa 2 tienen los hábitos fuertemente arraigados y cambiar las cosas les resulta muy difícil. Esto las conduce, frecuentemente, a un pronunciado comportamiento defensivo frente a la vida. El miedo a las pérdidas de salud, dinero, posesiones, personas, etc., puede ser tan fuerte que incline a estas personas al bloqueo y el endurecimiento en el área de los contactos.

Nodo Norte en casa 5

El Nodo Norte indica el camino de desarrollo en esta encarnación.

En la casa 5, la persona se prueba a sí misma y se presenta de forma directa frente al tú. En ella debe aprender a tratar a los demás libremente y sin temor, y debe ser capaz de atraer su atención de alguna forma. La casa 5 es una de las tres casas que tienen que ver más directa e intensamente con la presentación y con la imposición de uno mismo.

El Nodo Norte en la casa 5 exige que me presente de forma directa y clara. Al hacerlo, el otro reacciona: se siente estimulado por mí. Esto hace que se produzcan encuentros que son esencialmente vitales. La casa 5 es una casa de fuego y, por lo tanto, los encuentros deben rebosar vitalidad.

El Nodo Luna en oposición de la Luna, nos indica que el desarrollo de esta persona estará centrado durante toda su vida en las relaciones con los demás y en las emociones y sentimientos que estos encuentros le suscitan. Los hijos (si los hay) serán una importante fuente de autoconocimiento emocional.

Bibliografía:
Astrología de la Figura de Aspectos – Api Ed.
Astrología del Nodo Lunar – Api Ed.
Lo Planetas, órganos de función – Api Ed.
Victoria López: vlmanrique@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario